Skip to content

El papel de la tipografía en el diseño gráfico

Contenidos

La tipografía se emplea para nombrar al estudio, diseño y la clasificación de los tipos y las fuentes, así como al diseño de caracteres.

Es uno de los elementos imprescindibles para desarrollar un logotipo o imagen de marca, así como el color, posición, distancia y composición. Es esencial que cada uno de ellos combine armónicamente.

El diseño gráfico es una disciplina que abarca muchos elementos y hoy hemos querido destacar el papel de la tipografía, encargada de la materialización visual del lenguaje verbal y de mucho más.

El tipo de letra en sí mismo puede comunicar ideas y valores y funcionar como un signo de identidad. En cierto modo, las fuentes tienen su propio idioma, ya que pueden ser casuales, neutrales, exóticas o gráficas. Es importante tener en cuenta cual es tu mensaje para elegir una fuente que se ajuste a él.

Por ejemplo, las fuentes Serif no tienen nada que ver con las Sans Serif. En el primer caso, sus pequeños trazos o serifas, pegados a la parte principal de letra, le dan un aspecto mucho más clásico y tradicional. En el segundo caso en cambio, ‘’sin serifas’’, el estilo se considera mucho más limpio y moderno.

En cualquier caso, siempre es recomendable utilizar una o dos fuentes por proyecto para no distraer al lector y transmitir esta armonía que buscamos entre todos los elementos. Una forma de conseguir contraste es jugar con la misma fuente cambiando el tamaño, peso, estilo, color, etc.

Jerarquía, Interlineado, Espaciado e Interletraje.

En el arte de la tipografía hay que aprender a jugar con los elementos gráficos del texto escrito: usar los espacios, definir la forma de las letras, optimizar la legibilidad y mucho más.

Vamos a ver algunos conceptos esenciales para que tengas en cuenta cuando presentes tus trabajos o hables de diseño:

Jerarquía: Nos sirve para guiar al lector, para que empiece a leer donde queramos y siga el orden deseado.

Para conseguir este efecto podemos utilizar distintos niveles de énfasis como por ejemplo elementos más grandes, más gruesos o ligeramente distintos.

Interlineado: Consiste en el espacio vertical o área entre las líneas de texto. Es importante conseguir el equilibrio adecuado para que el texto se pueda leer con total comodidad.

El espaciado: Es la distancia general entre los caracteres o letras. Puedes utilizarlo para conseguir algún efecto deseado o para hacer más entendible las fuentes mal espaciadas o más complejas.

El interletraje: A diferencia del espaciado,consiste en el espacio entre letras específicas, por lo que cambia en el transcurso de la palabra porque cada letra encaja diferente.

En definitiva, un texto bien diseñado puede marcar la diferencia en el conjunto del diseño o proyecto y por eso es necesario que mantenga armonía con todos los demás elementos, así como que tenga coherencia con las ideas que se quieran transmitir.