Un vino para divertirse

Babalá es una gama de vinos de Cellers Espolla. Empresa del sector vinícola que consta de una gran trayectoria en la enogastronomía, concretamente desde 1931. Actualmente consta de gran variedad de gamas de vinos, entre ellas Babalà. Señal de la identidad del rincón del Alt Empordà (D.O. Empordà).

El proyecto

Conocer el proyecto, el producto y su esencia fue clave para el posterior desarrollo de la marca. Cellers Espolla buscaban crear una nueva gama de vinos con un carácter juvenil y divertido, y para ello la empresa precisaba la elaboración de un nuevo naming para el nuevo lineal, una identidad y un Packaging, todos acorde con un único y claro mensaje.

Los resultados

La creación de un vino atractivo que logra posicionarse muy rápidamente en un sector muy competitivo, con una imagen y un mensaje rompedor, distinto y atractivo.
Dejando que la esencia del vino marque su propio camino y posicionándose en un sector joven, dinámico y simpático que le guste disfrutar de la buena compañía con un buen
vino.

¿Qué tiene que tener un vino para que te cautive?

La capacidad de transportarte al momento de beberlo, y crear emociones y momentos que aún no han sucedido. Este mensaje es uno de los más difíciles pero relevantes de lograr con un producto. Cuántas veces al ver una botella de Estrella Damm no te has transportado a ese mensaje de un verano eterno y perfecto. Pues es ese mensaje el que activa los estímulos visuales excitan grupos de neuronas en el área “visual”, ubicada en el lóbulo occipital del cerebro, que hace que las personas se sientan cautivadas y atraídas por un vino tan divertido y atractivo.

El proceso

Estrategia de marca

La elaboración de benchmark para el posicionamiento de la marca era clave, junto al análisis del público objetivo y sus demandas, gustos, necesidades y actividades. Con ello logramos establecer una línea a seguir que precisaba salir de las rutas más comunes del sector hasta el momento. Transmitir sin palabras.

Ilustración

Para plasmar el mensaje precisamos una ilustración que tuviera la capacidad de destacar frente a las otras, por lo que optamos por colores llamativos y formas, que juntos elaboraran una ilustración divertida y diferente. Para ello, junto a la colaboración de un ilustrador estadounidense se elaboraron las ilustraciones para que se adaptaran a cada vino, uno para la gama de vinos blancos y otra para la gama de rosados.

Elaboración

Se elabora el naming acorde con el estilo del vino, al tratarse de un vino catalán se parte de la frase “a la babalà” que hace referencia de una acción impulsiva o fácil, a estar distraído, o bien algo divertido y “loco”. Y toda la identidad visual y el Packaging, con la elección de la botella estilo Rhin en transparente para optimizar y potenciar los colores de los vinos, botella que rompe con los tópicos establecidos de las botellas bordelsa o borgoña más clásicas. Concluyendo con un tapón que da el toque final a la creación. Con esto logramos un magnífico resultado en el que se unían elegancia y diversión en un mismo producto. Con un reto logrado, transmitir la frescura del vino a través de su branding y Packaging.

Un vino para divertirse

Babalá es una gama de vinos de Cellers Espolla. Empresa del sector vinícola que consta de una gran trayectoria en la enogastronomía, concretamente desde 1931. Actualmente consta de gran variedad de gamas de vinos, entre ellas Babalà. Señal de la identidad del rincón del Alt Empordà (D.O. Empordà).

El proyecto

Conocer el proyecto, el producto y su esencia fue clave para el posterior desarrollo de la marca. Cellers Espolla buscaban crear una nueva gama de vinos con un carácter juvenil y divertido, y para ello la empresa precisaba la elaboración de un nuevo naming para el nuevo lineal, una identidad y un Packaging, todos acorde con un único y claro mensaje.

Los resultados

La creación de un vino atractivo que logra posicionarse muy rápidamente en un sector muy competitivo, con una imagen y un mensaje rompedor, distinto y atractivo.
Dejando que la esencia del vino marque su propio camino y posicionándose en un sector joven, dinámico y simpático que le guste disfrutar de la buena compañía con un buen
vino.

¿Qué tiene que tener un vino para que te cautive?

La capacidad de transportarte al momento de beberlo, y crear emociones y momentos que aún no han sucedido. Este mensaje es uno de los más difíciles pero relevantes de lograr con un producto. Cuántas veces al ver una botella de Estrella Damm no te has transportado a ese mensaje de un verano eterno y perfecto. Pues es ese mensaje el que activa los estímulos visuales excitan grupos de neuronas en el área “visual”, ubicada en el lóbulo occipital del cerebro, que hace que las personas se sientan cautivadas y atraídas por un vino tan divertido y atractivo.

El proceso

Estrategia de marca

La elaboración de benchmark para el posicionamiento de la marca era clave, junto al análisis del público objetivo y sus demandas, gustos, necesidades y actividades. Con ello logramos establecer una línea a seguir que precisaba salir de las rutas más comunes del sector hasta el momento. Transmitir sin palabras.

Ilustración

Para plasmar el mensaje precisamos una ilustración que tuviera la capacidad de destacar frente a las otras, por lo que optamos por colores llamativos y formas, que juntos elaboraran una ilustración divertida y diferente. Para ello, junto a la colaboración de un ilustrador estadounidense se elaboraron las ilustraciones para que se adaptaran a cada vino, uno para la gama de vinos blancos y otra para la gama de rosados.

Elaboración

Se elabora el naming acorde con el estilo del vino, al tratarse de un vino catalán se parte de la frase “a la babalà” que hace referencia de una acción impulsiva o fácil, a estar distraído, o bien algo divertido y “loco”. Y toda la identidad visual y el Packaging, con la elección de la botella estilo Rhin en transparente para optimizar y potenciar los colores de los vinos, botella que rompe con los tópicos establecidos de las botellas bordelsa o borgoña más clásicas. Concluyendo con un tapón que da el toque final a la creación. Con esto logramos un magnífico resultado en el que se unían elegancia y diversión en un mismo producto. Con un reto logrado, transmitir la frescura del vino a través de su branding y Packaging.