6 tips para tu gestión de redes sociales

El Community Management es un servicio imprescindible para cualquier empresa y sector. Más allá de saber gestionar las redes sociales, se trata de la monitorización de lo que haces en cada uno de esos canales con la finalidad de mantener los perfiles siempre en orden y alcanzar los objetivos que van más allá de atraer clientes hacia el negocio.

Esto significa tomar acciones diarias para desarrollar no solo un negocio, sino para acercar y fidelizar un determinado segmento de usuarios. Para ello es importante el transcurso que va desde la selección de la red social hasta el análisis del contenido que será publicado.
Entendiendo desde el principio a tu público objetivo e interactuar con él.

La importancia de una buena gestión en Social Media

Debemos tener en cuenta que las redes sociales son una de las principales herramientas para la interacción con el público de la marca. Para ello es muy importante no hacer de las redes sociales un escaparate donde siempre se hable de tu negocio o producto, ya que esto puede resultar aburrido a los usuarios. Lo ideal es proporcionar a estos un 80% de contenido valioso y un 20% referente a tus productos, marca o servicio.

Además, a través de los canales sociales abres varios canales de interacción con los clientes, facilitando así la comunicación, humanizando a la marca y generando empatía entre usuarios-empresa.

Y además una clara ventaja es que te das a conocer en canales con mucho alcance, creando un perfil comercial que permite a las personas que no sabían de tu negocio, conocerlo, interactuar e incluso hacer que se conviertan en clientes.

¿Y si la pregunta esta en:
Entre tantos canales, ¿es necesario tener tantos perfiles como canales y mantenerse activo en todos?
La respuesta es no, la gestión de redes sociales permite analizar y escoger los canales más adecuados y óptimos para comunicarte con tus potenciales clientes en el canal que mejor se encuentren.

Y ¿cómo se gestionan las redes?

El primer paso para el community manager, y de los más relevantes es conocer en qué canales debes estar y como y para ello es importante tener claros los siguientes puntos:

1. Define tu audiencia

Antes de elegir el canal, pregúntate a quién quiero llegar y qué mensaje quiero transmitir, para estar activo donde tu público objetivo está. Para ello definir el buyer persona es un factor clave para conocer al público definido al cual te diriges, entender sus hábitos de compra, gustos personales, dolores y redes sociales más habituales. Así que nunca empieces una estrategia sin saber con claridad a quién se dirige tu acción.

2. Selección de los canales correctos y adecuados

Tu público puede estar en más de un canal, por lo que no todas las personas están al mismo tiempo en las mismas redes, cada usuario tiene un gusto diferente y eso se aplica también en la elección de redes sociales.
Así pues, ten presencia en todas las redes sociales donde se encuentre tu público objetivo para alcanzar así el máximo de personas posibles.

3. Marca objetivos medibles

La presencia en muchos canales no sirve si no puedes medir su resultado a partir de los objetivos, un canal sin objetivos no aportará ningún valor al crecimiento de la marca. Para ello define metas para cada canal y entiende las estrategias de marketing que son más adecuadas para cada canal.

Finalmente, define un objetivo común para todos los canales inc crear acciones y promociones que se complementen entre los canales. Y no te preocupes, la meta puede ir cambiando en función del interés del momento.

4. Genera contenido relevante

Con tanto contenido en las redes sociales e internet es clave saber destacarse frente a la competencia, para ello crear contenido de calidad y relevante marca la diferencia en las métricas y los objetivos.

Colaborar con influencers de la plataforma es también una tendencia fundamental y cada vez más integrada y recuerda, independientemente de los canales que escojas, SIEMPRE crea contenido relevante.

5. Frecuencia de contenido

La interacción con el contenido y el usuario es lo que diferencia a las redes sociales de cualquier otro tipo de comunicación, para ello si no estás constantemente publicando no servirá de nada tenerlo todo planeado, tienes que interactuar constantemente.
Te damos un consejo, todo community manager tiene un calendario y planifica todas las interacciones de cada canal, para ello es importante que conozcas el comportamiento de las redes sociales, que días son más importantes para publicar, horas, etc.

6. Medir los resultados

Para conocer si se están cumpliendo los objetivos, que contenido tiene más respuesta, cuál deberías mejorar y cuáles potencias y si es necesario volver a definir las metas.
También debes tener en cuenta que en cada canal los resultados pueden ser muy distintos y debes cambiar el objetivo o la estrategia.
Concluyendo… Para una buena gestión de redes sociales, es crucial que como community manager definas bien el público objetivo, conocer dónde está y que quiere, estar allí y darle contenido de interés manteniendo el 80/20 y con frecuencia. Finalmente, mide mensualmente los resultados para constantemente mejorar su respuesta.